Día de Campesino/a

Categoría: Medio ambiente, Minería
Agricultores en el Valle de Condebamba

 

Jueves 24 de junio del 2021
Redactado por: Wilian Valera Romero, extensionista agrario

El 24 de junio de todos los años nos acordamos del agricultor y de la agricultora, les saludamos y gritamos a viva voz: "¡Feliz día campesino, campesina, hermano, hermana!" Les llenamos de halagos, pero para el 25 de junio, nos olvidamos otra vez de ellxs hasta el siguiente año.

Por ello, vale preguntarnos, cuando usted ve en su plato una suculenta presa de cuy acompañada de papas y arroz, bañado con un guiso con olor a berenjena, cebolla china, ajos y rocoto, ¿no le viene a la mente al productor o a la productora de sus alimentos? En un momento que aprieta el hambre y frente a un plato de cuy solo pensamos en devorarlo sin pausa pero no tenemos en cuenta que ese cuy posiblemente se produjo en el Valle de Condebamba, que el arroz se sembró y cosechó en la Ciudad de Dios en Pacasmayo, y se regó con aguas que fluyen desde las Jalcas de Cajamarca. No tenemos en cuenta que hasta los condimentos, que el aceite y el rocoto, que todo fue producido por agricultores y agricultoras y es ahí donde realmente debemos recordarlxs y valorarlxs, tantas veces como se come al día.

Especial atención merece el Valle de Condebamba que produce una amplia diversidad, cantidad y calidad de alimentos para el país y para el mundo, como las paltas, papas, frijoles, ajos hasta cuyes, aves, leche y mucho más. La pequeña agricultura y ganadería sostienen la soberanía alimentaria de los y las productorxs. En este lugar se produce de todo y es como lo decía Don Justo Ulloa: “En el Valle lo que no se da, es lo que no se siembra."

Sin embargo, durante la última década, el Valle se ha especializado en la crianza de cuyes. Es por ello, que se reemplazó el cultivo de caña de azúcar por alfalfa y palta. Así el Valle se convirtió en el mayor productor de cuy del Perú y un destacado productor de palta. A diferencia de la agricultura intensiva de la costa en la que predomina el monocultivo, la asociación alfalfa y palta, constituye una estrategia de permanencia y adaptación al cambio climático, así como una contundente respuesta a la alteración de la economía local generada por la minería, que al beneficiar a pocos, generó el incremento del costo de las parcelas en más de 500%, de modo tal que un pequeño agricultor o una pequeña agricultora no tiene acceso a más de 2 hectáreas y en esa pequeña área se las ingenia para sobrevivir, la asociación de cultivos le brinda alfalfa para sus cuyes y paltas para ganar algo de platita y no falte nada en la casa.

GRUDIFES ha estudiado la estrategia de adaptación y lo promueve en otros territorios, pero a su vez, ha identificado 24 estrategias más relacionadas a la conservación y manejo de cultivos, suelos y agua; el trabajo comunitario y en esencia las buenas prácticas de la agricultura ancestral familiar.

En lugares como Colpón, Campo Alegre y en Malcas (corazón del Valle de Condebamba), se trabaja la réplica y promoción de estrategias como: “en veranos fuertes la tayita es la esperanza”, “el maíz es mejor con frijolito”, “al puquio hay que cuidarlo sino se resiente”, “paltas para el mercado y alfalfa para el cuy”, entre otras que constituyen un valioso conocimiento adquirido y practicado durante miles de años y que hoy representa una portentosa alternativa para conservar, potenciar y revalorar la agricultura familiar que alimenta al mundo.

  • Aumentar
  • Normal
  • Disminuir

Tamaño: 100%

Nosotros somos GRUFIDES!

 

Mantente en contacto

Contáctanos

   info (@) grufides.pe
   +51 076 34 2082
   +51 976 465 169
   RPM: #767539

   Cajamarca - Perú